El Viudo Alegre Taqueria
Abierto ricos tacos pase usted. Ándele Ándele, aquí esta lo bueno. estoy para servirle aquí solo se le cobra el taquito carnalito. Llevo muchos años dedicándome al arte de los tacos. Ya que entraste, te sentaste y la destapaste deja te cuento mi historia, o que pensaron que nada mas era agarrar el cuchillo, la tortilla, y cantar como Chente Fernández? ¡pos no! Todo comenzó cuando conocí a mi señora. Esa vieja si sabía lo que era bueno. Preparaba unos tacos para chuparse los dedos. Lo que si tenía mi vieja es que era más dura que milanesa de ladrillo y nunca compartió sus recetas con nadie, ni siquiera conmigo. Ya mi doña estiro la pata, ósea colgó los tenis. Y pues a todo se acostumbra uno menos a no comer tacos. Pero como yo soy tan chingon puse el changarro patas arriba en busca de sus viejas recetas, Taquero mucho vieja, fue lo mejor que me dejaste. Con esas recetas salí de mi miseria y así me bautizaron como el Viudo Alegre.